Fiscalidad

TERMINOLOGÍA DE USO FRECUENTE -Sujeto pasivo: Persona o entidad responsable del impuesto. -Contribuyente: Persona o entidad responsable del impuesto. -Hecho imponible: supuesto expresamente mencionado por la ley fiscal que origina el nacimiento del impuesto. -Base Imponible: Cantidad sobre la que se calculará el impuesto. -Cuota: Ratio o porcentaje que se aplicará sobre la base imponible para calcular el importe a pagar. -Deducción, reducción o bonificación: Disminuciones sobre la base imponible o sobre la cuota establecidas por ley que reducen el importe final a pagar. -Devengo: Momento en que nace la obligación tributaria (no coincide con el momento del pago). -Tributo: Comprende los impuestos, las tasas y las contribuciones especiales.

1.- INTRODUCCIÓN AL SISTEMA FISCAL ESPAÑOL

A) Principios del ordenamiento jurídico tributario. Tipos de Impuestos Los principios en que se basa el sistema tributario español es el de capacidad económica de las personas obligadas a satisfacer los tributos y en los principios de justicia, generalidad, igualdad, progresividad, equitativa distribución de la carga tributaria, que se recogen en la Constitución Española y en la Ley General Tributaria. Dentro del sistema tributario español, hay dos grandes grupos de Impuestos que se caracterizan por su diferente naturaleza.

A.1) Directos Los impuestos directos recaen sobre las personas o entidades. Gravan directamente la capacidad económica del sujeto pasivo, tomando en consideración sus propios bienes o ingresos. Los más importantes son el Impuesto de Sociedades, el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el Impuesto sobre la Renta de No Residentes, el Impuesto sobre el Patrimonio y el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

A.2) Indirectos Los impuestos indirectos recaen sobre los bienes o servicios y las transacciones que se realizan con ellos. Entre ellos está el Impuesto sobre el Valor Añadido y el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

B) Residencia fiscal en España La regla general en el sistema tributario español es la tributación de las rentas mundiales, independientemente del lugar donde se genere la renta, o de la residencia del pagador. A esos efectos, podemos distinguir entre las reglas para determinar la residencia de las personas físicas y las de las personas jurídicas. -Residencia fiscal en territorio español de personas físicas – Permanencia en territorio español superior a 183 días en el año natural, o – Radicar en España el núcleo principal o base de actividades o intereses económicos, de forma directa o indirecta, o – Residencia habitual en España del cónyuge no separado legalmente e hijos menores de edad que dependan de aquél. -Residencia fiscal en territorio español de personas jurídicas – Entidades constituidas conforme a leyes españolas, o – Las que tengan su domicilio social en territorio español, o – Las que tengan su sede de dirección efectiva en territorio español.

C) Tributación Estatal, Autonómica y Local. Especialidades geográficas En el sistema español, los impuestos se dividen en función de la Administración a la que se tiene encomendada su elaboración, gestión y recaudación. Si bien los más importantes tienen carácter estatal, como el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, el Impuesto de Sociedades o el Impuesto sobre el Valor Añadido, en algunos casos la competencia de los mismos corresponde a las Comunidades Autónomas (Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones) o a los Ayuntamientos y Entes Locales (Impuesto sobre Bienes Inmuebles). Así mismo, hay una serie de especialidades geográficas, en función de los regímenes forales reconocidos en la Constitución Española, como es el caso del País Vasco y Navarra, a los cuales se les habilita para elaborar, gestionar y recaudar una serie de Impuestos (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, Impuesto sobre Sociedades e Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones), respetando unos límites con respecto a los Impuestos Estatales. Por su parte, las Islas Canarias, Ceuta y Melilla tienen también sus propias especificidades en materia tributaria. D) Sujetos pasivos Es sujeto pasivo el obligado tributario que, según la Ley, debe cumplir la obligación tributaria principal, así como sus obligaciones formales. En este sentido, pueden ser sujetos pasivos tanto los residentes, como los no residentes (que tienen su propio Impuesto sobre la Renta de No Residentes).

E) Principal legislación en vigor – Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria. – Ley 36/2006, de 29 de noviembre, de medidas para la prevención del fraude fiscal. – Real Decreto 1793/2008, de 3 de noviembre, por el que se modifica el Reglamento del Impuesto sobre Sociedades, aprobado por el Real Decreto 1777/2004, de 30 de julio (desarrolla principalmente la Ley 36/2006, de 29 de noviembre, de medidas para la prevención del fraude fiscal). – Real Decreto 1496/2003, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación. – Real Decreto 1065/2007, de 27 de julio, por el que se aprueba el Reglamento General de las actuaciones y los procedimientos de gestión e inspección tributaria y de desarrollo de las normas comunes de los procedimientos de aplicación de los tributos. – Ley 22/2009, de 18 de diciembre, por la que se regula el sistema de financiación de las Comunidades Autónomas de régimen común y Ciudades con Estatuto de Autonomía. – Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales.