Administración Autonómica

3.- TRIBUTOS DE LAS ADMINISTRACIONES AUTONÓMICAS

La derogada Ley 21/2001 regulaba el sistema de financiación de las Comunidades Autónomas y Ciudades con Estatuto de Autonomía desde el 1 de enero de 2002. Mediante la Ley en vigor (Ley 22/2009, de 18 de diciembre) se establece un régimen fiscal de cesión de tributos del Estado a las Comunidades Autónomas, así como la participación de las Comunidades Autónomas en la Agencia Estatal (Central) de Administración Tributaria. En definitiva las Comunidades Autónomas tienen capacidad para regular sobre determinados tributos, así como competencias en la gestión o recaudación de tributos estatales o autonómicos.

3.1. IMPUESTO SOBRE TRANSMISIONES PATRIMONIALES Y ACTOS JURÍDICOS DOCUMENTADOS (ITP y AJD) CONCEPTO Y HECHOS IMPONIBLES

El Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP y AJD), es un tributo de naturaleza indirecta, al igual que el IVA, que grava diversos hechos imponibles. Dentro del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales cabe hablar de dos modalidades o “impuestos dentro del impuesto”, uno primero en concepto de Transmisiones Patrimoniales Onerosas (TPO) y uno segundo por Operaciones Societarias (OS). Con carácter general, la Ley establece unos tipos aplicables a cada modalidad, susceptibles de ser regulados por las Comunidades Autónomas, las cuales tienen atribuidas las competencias para regular en su territorio el tipo de gravamen de ciertas operaciones, deducciones y bonificaciones en la cuota, y la gestión y liquidación del Impuesto. Los hechos imponibles gravados por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales son los que se detallan a continuación.

TRANSMISIONES PATRIMONIALES ONEROSAS (TPO)

El impuesto se exigirá por las transmisiones patrimoniales onerosas de bienes y derechos, cualquiera que sea su naturaleza, que estuvieran situados o pudieran ejercitarse en territorio español o en territorio extranjero, cuando, en este último supuesto, el obligado al pago del impuesto tenga su residencia en España. En este contexto oneroso significa un negocio jurídico en que cada parte obtiene una prestación a cambio de una contraprestación. Como ejemplo, en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, en su modalidad de Transmisiones Patrimoniales Onerosas, será un supuesto habitual de operación onerosa la transmisión de un inmueble en el que el vendedor recibe una suma de dinero del comprador a cambio del propio inmueble.    El Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales Onerosas se liquida por las operaciones sujetas que no constituyan actos, habituales o no, del tráfico empresarial, limitándose su ámbito de actuación a las operaciones entre particulares. Ello justifica su incompatibilidad con el IVA, no siendo posible la tributación simultánea de un mismo acto por ITP (TPO) y por el Impuesto sobre el Valor Añadido. Son supuestos de tributación los siguientes: A) Transmisiones de cualquier clase de bienes o derechos, siempre que se trate de transmisiones onerosas, realizadas “intervivos”. B) Constitución de derechos reales, préstamos, fianzas, arrendamientos, pensiones y concesiones administrativas. C) Los actos equiparables a las transmisiones patrimoniales, como son las adjudicaciones en pago y para pago de deudas, expedientes de dominio, etc. Los tipos aplicables a esta modalidad, regulados por la Ley de Transmisiones Patrimoniales son: 6 %: Transmisión, constitución y cesión de derechos reales sobre inmuebles. 1 %: Constitución de préstamos, derechos reales de garantía, pensiones y fianzas, y cesión de créditos. 4 %: Transmisión y constitución de derechos reales sobre bienes muebles y semovientes. Nota: debe verificarse el tipo aplicable en cada Comunidad Autónoma, normalmente superiores a los mencionados.

OPERACIONES SOCIETARIAS

El impuesto en su modalidad de Operaciones Societarias se exigirá por las operaciones societarias realizadas por entidades (habitualmente Sociedades Limitadas y Sociedades Anónimas, aunque no únicamente) en las que concurra cualquiera de las siguientes circunstancias: a) Que tengan en España la sede de dirección efectiva, entendiéndose como tal el lugar donde esté centralizada de hecho la gestión administrativa y la dirección de los negocios. b) Que tengan en España su domicilio social, siempre que la sede de dirección efectiva no se encuentre situada en un Estado miembro de la Unión Europea o, estándolo dicho Estado no grave la operación societaria con un impuesto similar. c) Que realicen en España operaciones de su tráfico, cuando su sede de dirección efectiva y su domicilio social no se encuentren situados en un Estado miembro de la Unión Europea o, aún estándolo, estos Estados no graven la operación societaria con un impuesto similar. Las operaciones sujetas son la constitución de sociedades, aumento de capital (excepto si el aumento se realiza con cargo a la reserva constituida exclusivamente por prima de emisión), aportaciones de los socios para reponer pérdidas, fusión, escisión y disolución de sociedades, y el traslado a España de la sede de dirección efectiva o del domicilio social de una sociedad. Se incluyen todo tipo de sociedades, tanto civiles como mercantiles, y aquellas personas jurídicas no societarias que persigan fines lucrativos. Tipo de gravamen: → Para todas las operaciones sujetas se aplica el 1 %. No obstante, debido a recientes modificaciones, están exentas la constitución de sociedades, el aumento de capital, las aportaciones que efectúen los socios que no supongan aumento de capital y el traslado a España de la sede de dirección efectiva o del domicilio social de una sociedad cuando ni una ni otro estuviesen previamente situados en un Estado miembro de la Unión Europea.

ACTOS JURÍDICOS DOCUMENTADOS

El Impuesto de Actos Jurídicos Documentados se devenga por los actos jurídicos documentados que se formalicen en territorio nacional y por los que habiéndose formalizado en el extranjero surtan cualquier efecto, jurídico o económico, en España. Se sujetan a gravamen a)       Los documentos notariales (escrituras, actas y testimonios notariales). b)       Los documentos mercantiles. c)       Los documentos administrativos. d)       Caso más habitual es el gravamen por las escrituras notariales. Para este tipo de operaciones, se aplican dos tipos de gravamen, bien de cuota fija o de cuota variable, en función de la modalidad del Impuesto. – Gravamen fijo 0,15 euros por folio de la escritura pública notarial. El gravamen va incorporado a la propia escritura. – Gravamen variable 0,5% del valor declarado en la propia escritura. El gravamen gradual puede variar en caso de que la Comunidad Autónoma competente tenga aprobado otro tipo.

3.2. IMPUESTO SOBRE SUCESIONES Y DONACIONES (ISD)

El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones grava los incrementos patrimoniales obtenidos a título lucrativo (sin contraprestación por una de las partes) por personas físicas, en los términos previstos en la presente ley. Los incrementos obtenidos por personas jurídicas no tributarán por este impuesto sino por el Impuesto sobre Sociedades. Constituyen el hecho imponible principalmente: – La adquisición de bienes y derechos por herencia, legado o cualquier otro título sucesorio. – La adquisición de bienes y derechos por donación o cualquier otro negocio jurídico a título gratuito e “inter vivos”. Regulación por Comunidades Autónomas: algunas Comunidades Autónomas (por ejemplo, Madrid) han establecido una Bonificación del 99% en la cuota del impuesto. Estarán obligados al pago del Impuesto a título de contribuyentes, cuando sean personas físicas: – En las adquisiciones “mortis causa”, los causahabientes (personas con derecho a heredar los bienes de una herencia) – En las donaciones y demás transmisiones lucrativas inter vivos, el donatario o el favorecido por ellas. A los contribuyentes que tengan su residencia habitual en España (residencia fiscal) se les exigirá el pago de este impuesto con independencia de dónde se encuentren situados los bienes o derechos que integren el incremento de patrimonio gravado. A los contribuyentes con residencia fiscal fuera de España se les exigirá el pago del Impuesto por la adquisición de bienes y derechos, cualquiera que sea su naturaleza, que estuvieran situados, en territorio español. Legislación de aplicación: – Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones – Real Decreto 1629/1991, de 8 de noviembre, por el que se aprueba el reglamento de Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones

3.3. IMPUESTO SOBRE EL PATRIMONIO (IP)

El Impuesto sobre el Patrimonio es un tributo que grava el patrimonio neto de las personas físicas. Son sujetos pasivos del Impuesto: – las personas físicas que tengan su residencia habitual en territorio español, exigiéndose el Impuesto por la totalidad de su patrimonio neto con independencia del lugar donde se encuentren situados los bienes. – Cualquier otra persona física, no residente fiscal en territorio español, por los bienes y derechos de que sea titular cuando los mismos estuvieran situados en territorio español. El patrimonio objeto de gravamen es aquel que pertenezca al contribuyente a 31 de diciembre. Estarán obligados a presentar declaración únicamente los sujetos pasivos cuya cuota tributaria, determinada de acuerdo con las normas reguladoras del Impuesto y una vez aplicadas las deducciones o bonificaciones que procedieren, resulte a ingresar, o cuando, no dándose esta circunstancia, el valor de sus bienes o derechos, determinado de acuerdo con las normas reguladoras del impuesto, resulte superior a 2.000.000 euros (antes de 601.012,10 euros). El mínimo exento sobre la vivienda habitual del contribuyente está fijado en el importe de 300.000 euros (antes de 150.253,03 euros). En el supuesto de obligación personal, la base imponible se reducirá, en concepto de mínimo exento, en el importe que haya sido aprobado por la Comunidad Autónoma. En caso de que la Comunidad Autónoma no regulase el mínimo exento, la base imponible se reducirá en 700.000 euros (antes 108.182,18 euros). Asimismo prevé la representación obligatoria de los no residentes en España con obligaciones relativa a este impuesto y la posibilidad de que el Ministerio de Hacienda establezca las condiciones para presentar las declaraciones vía telemática. Legislación de aplicación: – Ley 19/1991, de 6 de junio, del Impuesto sobre el Patrimonio. – Ley 4/2008, de 23 de diciembre, por la que se suprime el gravamen del Impuesto sobre el Patrimonio. – Real Decreto-ley 13/2011, de 16 de septiembre, por el que se restablece el Impuesto sobre el Patrimonio, con carácter temporal (desde enero de 2008 ha existido una bonificación del 100% de la cuota íntegra).

4.- TRIBUTOS DE LAS ADMINISTRACIONES LOCALES

A diferencia de los impuestos exigidos por el Estado, como pueden ser el Impuesto sobre Sociedades, Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o el IVA, hay una serie de impuestos y tasas que completan el panorama tributario español, y que son exigidos por los diferentes entes locales y municipios. Son parte de los recursos de las entidades locales. Algunos de ellos son: -Los tributos propios clasificados en tasas, contribuciones especiales e impuestos. -Las participaciones en los tributos del Estado y de las comunidades autónomas.

4.1. TASAS

A título de ejemplo cabe citar entre otras las tasas de basura, la tasa por licencia de obras, o la tasa de vados.

4.2. IMPUESTO SOBRE BIENES INMUEBLES (IBI)

El Impuesto sobre Bienes Inmuebles es un tributo que grava el valor de los bienes inmuebles en virtud de su valor catastral. Constituye el hecho imponible del impuesto la titularidad de los siguientes derechos sobre los bienes inmuebles rústicos y urbanos y sobre los inmuebles de características especiales: a)concesión administrativa sobre los propios inmuebles o sobre los servicios públicos a que se hallen afectos, b) derecho real de superficie, c) derecho real de usufructo, d) derecho de la propiedad.

4.3. IMPUESTO SOBRE ACTIVIDADES ECONÓMICAS (IAE)

El Impuesto sobre Actividades Económicas es un tributo cuyo hecho imponible está constituido por el mero ejercicio, en territorio nacional, de actividades empresariales, profesionales o artísticas, se ejerzan o no en local determinado y se hallen o no especificadas en las tarifas del impuesto. Durante los dos primeros ejercicios de la actividad empresarial, se establece una exención del IAE, así como también cuando el importe neto de la cifra de negocio de la sociedad se encuentre por debajo de 1.000.000 euros.

4.4. IMPUESTO SOBRE VEHÍCULOS DE TRACCIÓN MECÁNICA (IVTM)

El Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica es un tributo que grava la titularidad de los vehículos de esta naturaleza, aptos para circular por las vías públicas, cualesquiera que sean su clase y categoría.

4.5. IMPUESTO SOBRE CONSTRUCCIONES, INSTALACIONES Y OBRAS (ICIO)

El ICIO, como su nombre indica, es un tributo cuyo hecho imponible está constituido por la realización, dentro del término municipal, de cualquier construcción, instalación u obra para la que se exija obtención de la correspondiente licencia de obras o urbanística, se haya obtenido o no dicha licencia, siempre que su expedición corresponda al ayuntamiento competente para la imposición. Al solicitar licencia municipal para la realización de obras deberá abonarse la tasa correspondiente a la licencia solicitada, y así mismo el ICIO.

4.6. IMPUESTO SOBRE EL INCREMENTO DEL VALOR DE LOS TERRENOS DE NATURALEZA URBANA (IIVTNU)

El presente impuesto, también denominado plusvalía municipal (no confundir con la plusvalía o renta que se puede generar en cualquier impuesto directo, como IS, IRPF o IRNR), grava el incremento de valor que experimenten dichos terrenos, ya se ponga de manifiesto a consecuencia de la transmisión de la propiedad de los mismos por cualquier título o a causa de la constitución o transmisión de cualquier derecho real de goce, limitativo del dominio, sobre los referidos terrenos. El incremento del valor del suelo toma como referencia valores catastrales. Los incrementos por transmisiones realizadas en periodos inferiores a 12 meses no devengan el Impuesto. Algunos municipios empiezan a gravar transmisiones consecutivas producidas en un periodo inferior a un año (p. ej. Barcelona, salvo transmisiones gratuitas en caso de muerte). El sujeto pasivo del impuesto es el vendedor del inmueble, salvo en la transmisión de bienes inmuebles cuyo titular fuera no residente, en cuyo caso será el comprador quien deba ocuparse de liquidar e ingresar el impuesto.

4.5.- ADUANAS E IMPUESTOS ESPECIALES

Los impuestos especiales son tributos que recaen sobre consumos específicos y gravan la fabricación, importación y, en su caso, introducción, en el ámbito territorial interno de determinados bienes, así como la matriculación de determinados medios de transporte y la puesta a disposición del consumidor de carbón. Tienen la consideración de impuestos especiales los Impuestos Especiales de Fabricación, el Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte y el Impuesto Especial sobre el Carbón. Legislación de aplicación: – Ley 38/1992, de 28 de diciembre, de Impuestos Especiales – Real Decreto 1165/1995, de 7 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de los Impuestos Especiales.