Administración Central

2.- TRIBUTOS DE LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL

Impuestos estatales principales:

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)
  • Impuesto sobre Sociedades (IS)
  • Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR)
  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

Esquema:

IMPUESTOS QUE GRAVAN LA RENTA

-IRPF

-IS

-IRNR

RENTAS OBTENIDAS POR RESIDENTES FISCALES EN ESPAÑA

-IRPF

-IS

RENTAS EN ESPAÑA DE RESIDENTES FISCALES EN OTRO PAÍS

-IRNR

IMPUESTOS QUE GRAVAN EL CONSUMO

-IVA

2.1. IMPUESTO SOBRE LA RENTA DE LAS PERSONAS FÍSICAS (IRPF)

NATURALEZA DEL IMPUESTO. HECHO IMPONIBLE.

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es un tributo de carácter personal y directo que grava la renta de las personas físicas.

El hecho imponible lo constituye la obtención de renta por el contribuyente. No estará sujeta a este impuesto la renta que se encuentre sujeta al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

– Tipo de rentas del contribuyente:

a) Los rendimientos del trabajo.

b) Los rendimientos del capital mobiliario e inmobiliario.

c) Los rendimientos de las actividades económicas.

d) Las ganancias y pérdidas patrimoniales.

e) Las imputaciones de renta que se establezcan por ley.
A efectos de la determinación de la base imponible, la renta se clasificará en general y del ahorro de lo que deriva una Base imponible general y una base del ahorro.

 

ÁMBITO DE APLICACIÓN

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas se aplicará en todo el territorio español.
Existen ciertas especialidades en aquellos territorios con regímenes tributarios forales (País Vasco y Comunidad Foral de Navarra).

En Canarias, Ceuta y Melilla se tendrán en cuenta ciertas especialidades previstas en su normativa específica.

 

CONTRIBUYENTES

Son contribuyentes por este impuesto:

a)    Las personas físicas que tengan su residencia habitual en territorio español, o
b) Las personas físicas que tuviesen su residencia habitual en el extranjero bajo determinadas circunstancias.

b)    -Rentas exentas: p. ej. la transmisión de vivienda habitual con reinversión en 2 años.
-Reducciones y Deducciones más comunes: planes de pensiones (sobre la base imponible), deducciones por inversión en vivienda habitual (sobre la cuota), mínimo personal, familiar, por rentas del trabajo…

-Tipos:

– Gravamen estatal y autonómico → tributan a un tipo progresivo según una escala, que puede alcanzar el tramo máximo del 52 %. No obstante dependiendo de cada Comunidad Autónoma, este tipo marginal máximo puede ser superior, o inferior.

– Rentas del ahorro → tributan al 21 % hasta los primeros 6.000 euros de base liquidable, 25 % a partir de 6.000 hasta 24.000 euros, y al 27 % a partir de dicha cantidad.

PRINCIPAL LEGISLACIÓN DE APLICACIÓN

– Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio.

– Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

– Orden EHA/3257/2011, de 21 de noviembre, por la que se desarrollan para el año 2012 el método de estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el régimen especial simplificado del Impuesto sobre el Valor Añadido.
– Real Decreto-ley 20/2011, de 30 de diciembre, de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público.

2.2. IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES (IS)

NATURALEZA Y ÁMBITO DE APLICACIÓN DEL IMPUESTO

El Impuesto sobre Sociedades es un tributo de carácter directo y naturaleza personal que grava la renta de las sociedades y otras entidades jurídicas.

El Impuesto sobre Sociedades se aplica en todo el territorio español, lo que incluye las Islas Canarias y las Islas Baleares, así como Ceuta y Melilla.

No obstante existen algunas especialidades en la Comunidad Autónoma del País Vasco y en la Comunidad Foral de Navarra, por existir regímenes tributarios forales propios.

HECHO y BASE IMPONIBLE.

Constituirá el hecho imponible la obtención de renta.
En síntesis se puede manifestar que la base imponible será la diferencia entre ingresos del ejercicio menos los gastos. La base podrá ser minorada por la compensación de bases imponibles negativas (crédito fiscal por pérdidas) de ejercicios pasados.

EL SUJETO PASIVO (I).

Serán sujetos pasivos del impuesto, cuando tengan su residencia en territorio español:
a) Las personas jurídicas, excepto las sociedades civiles.

b) Los fondos de inversión.

c) Las uniones temporales de empresas.

d) Los fondos de capital-riesgo.

e) Los fondos de pensiones.

f) Los fondos de regulación del mercado hipotecario.

g) Los fondos de titulización hipotecaria.

h) Los fondos de titulización de activos.

i) Los Fondos de garantía de inversiones.

 

SUJETOS PASIVOS DEL IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES (II)

Serán sujetos pasivos del Impuesto sobre Sociedades las entidades reseñadas en el apartado anterior (El Sujeto Pasivo I) que sean residentes en territorio español. Serán a estos efectos residentes las entidades que cumplan alguna de las condiciones siguientes:
-Entidades que hayan sido constituidas conforme a las leyes españolas.
-Aquellas que tengan su domicilio social en territorio español.
-Las que tengan su sede de dirección efectiva en territorio español.

 

TIPOS IMPOSITIVOS

El tipo general de gravamen para los sujetos pasivos de este impuesto será el 30 por ciento.

Las Empresas de Reducida Dimensión (aquellas con un importe neto de la cifra de negocio inferior a 10 millones de euros en el ejercicio inmediato anterior) tributarán según la siguiente escala:

– hasta los primeros 300.000 euros de base imponible, a un tipo del 25%,

– un segundo tramo por el resto de la base imponible al tipo del 30%.

Además de ello, existe un gravamen reducido, por creación o mantenimiento de empleo, para el ejercicio 2012, para aquellas Empresas de Reducida Dimensión con plantillas medias inferiores a 25 empleados, y cuyo importe neto de la cifra de negocio durante los periodos impositivos anteriores (2009-2011) sea inferior a 5 millones de euros, , aplicarán los siguientes tipos:

– por el primer tramo (hasta 300.000 euros de base imponible) → al 20 %,

-resto de la base imponible → al 25 %


LEGISLACIÓN DE APLICACIÓN

– Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades
– Real Decreto 1777/2004, de 30 de julio, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre Sociedades.
– Real Decreto-ley 20/2011, de 30 de diciembre, de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público.

Regla Común a IRPF e IS:

Las rentas son objeto de imposición

– con independencia del lugar donde se haya generado la renta y

– cualquiera que sea residencia del pagador

 

2.3. IMPUESTO SOBRE LA RENTA DE NO RESIDENTES (IRNR)

NATURALEZA Y OBJETO

El Impuesto sobre la Renta de No Residentes es un tributo de carácter directo que grava la renta obtenida en territorio español por las personas físicas y entidades no residentes.

ÁMBITO DE APLICACIÓN

Este impuesto se aplica en todo el territorio español.
Existen ciertas especialidades en territorios forales como País Vasco y Comunidad Foral de Navarra al contar con regímenes tributarios propios.
En Canarias, Ceuta y Melilla se tendrán en cuenta ciertas especialidades en virtud de su normativa específica.

TRATADOS Y CONVENIOS

Lo establecido en la ley se entenderá sin perjuicio de lo dispuesto en los tratados y convenios internacionales que hayan pasado a formar parte del ordenamiento interno español.

CONTRIBUYENTES

– Son contribuyentes por este impuesto:

Las personas físicas y entidades no residentes en territorio español que obtengan rentas en él, salvo que sean contribuyentes por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

– Residencia fiscal de personas físicas/jurídicas:

Para acreditar o desacreditar la residencia fiscal se podrá utilizar entre otros medios certificados de residencia emitidos por el órgano competente del lugar donde se resida, así como por cualquier otro medio, como la aportación en su caso a las autoridades fiscales de facturas de consumo, contrato alquileres, pago de impuestos, o cualquier otro documento que pueda acreditar la residencia efectiva de una persona en el lugar que manifiesta.

IMPUESTO DE NO RESIDENTES CON ESTABLECIMIENTO PERMANENTE

Se consideran Establecimientos Permanentes, entre otros, los siguientes:
– Las sedes de dirección.

– Las sucursales.

– Las oficinas.

– Las fábricas.

– Los talleres.

– Las minas, los pozos de petróleo o de gas, las canteras o cualquier otro lugar de extracción de recursos naturales.

– Una obra de construcción, instalación o montaje sólo constituye establecimiento permanente si su duración excede de seis meses (o doce meses en caso de existir convenio de doble imposición).

 

Determinación de la base imponible

La base imponible del Establecimiento Permanente se determinará con arreglo a las disposiciones del régimen general del Impuesto sobre Sociedades, aunque se limita la deducibilidad de determinados gastos.

 

Su tipo de gravamen será del 30%. No existe ninguna especialidad para Entidades No Residentes con Establecimiento Permanente cuyo importe de cifra de negocios sea inferior a 10 millones de euros, a diferencia de la especialidad reconocida a entidades españolas que tributan por el Impuesto de Sociedades, que sí tienen reconocido en estos casos un tipo reducido del 25% en el primer tramo de la base imponible.

 

RENTAS OBTENIDAS SIN ESTABLECIMIENTO PERMANENTE

La base imponible estará constituida por la renta obtenida (importe íntegro), sin deducción de gastos, salvo algunas especialidades.

 

Tipo de gravamen

Durante los ejercicios 2012 y 2013 los tipos impositivos serán los siguientes:
Con carácter general, el 24,75 por ciento.

El 21 por ciento cuando se trate de:
-Dividendos y otros rendimientos derivados de la participación en los fondos propios de una entidad.

-Intereses y otros rendimientos obtenidos por la cesión a terceros de capitales propios.
-Ganancias patrimoniales que se pongan de manifiesto con ocasión de transmisiones de elementos patrimoniales.

El 21% cuando haya transferencia del establecimiento permanente a la casa central extranjera y en los dividendos que no se aplique la Directiva matriz- filial, así como en los intereses por la cesión de capitales y ganancias patrimoniales que se deriven de la transmisión.

Cuando se transmita un bien inmueble situado en territorio español por contribuyentes que actúen sin establecimiento permanente, el adquirente estará obligado a retener al transmitente e ingresar en la Administración Tributaria el 3 por ciento del precio, en concepto de pago a cuenta del impuesto correspondiente.

 

GRAVAMEN ESPECIAL SOBRE BIENES INMUEBLES DE ENTIDADES NO RESIDENTES.

Las entidades no residentes (no es de aplicación a personas físicas no residentes) que sean propietarias o posean en España bienes inmuebles estarán sujetas al Impuesto mediante un gravamen especial que se devengará a 31 de diciembre de cada año y deberá declararse e ingresarse en el mes de enero siguiente.

El tipo de gravamen especial estará constituido por el 3% del valor catastral de los bienes inmuebles.

Se podrá evitar el pago de este gravamen especial en aquellos casos de Entidades No Residentes con derecho a la aplicación de un convenio para evitar la doble imposición internacional, siempre y cuando el convenio aplicable contenga cláusula de intercambio de información.

También deberá cumplirse la condición de que las personas físicas que en última instancia posean, de forma directa o indirecta, el capital o patrimonio de la entidad, sean residentes en territorio español o tengan derecho a la aplicación de un convenio para evitar la doble imposición que contenga cláusula de intercambio de información.

Para la aplicación de la exención deberá presentarse en el mes de enero de cada año el modelo tributario exigido por la Administración Tributaria española, acompañado de certificado de Residencia fiscal en otro país.

 

LEGISLACIÓN DE APLICACIÓN

– Real Decreto Legislativo 5/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre la Renta de no Residentes.
– Real Decreto 1776/2004, de 30 de julio, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre la Renta de no Residentes.
– Real Decreto-ley 20/2011, de 30 de diciembre, de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público.

 

2.4. IMPUESTO SOBRE EL VALOR AÑADIDO (IVA)

CONCEPTO

El IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) es un tributo de naturaleza indirecta, que recae sobre el consumo.

TERRITORIO DE APLICACIÓN DEL IMPUESTO

El impuesto se aplica en el territorio español peninsular, e Islas Baleares, quedando excluidas de su ámbito de aplicación las Islas Canarias, Ceuta y Melilla.

SUJECIÓN DE OPERACIONES AL IVA

El IVA grava tres clases de operaciones diferentes:

a) Las entregas de bienes y prestaciones de servicios efectuadas por empresarios o profesionales.

b) Las adquisiciones intracomunitarias de bienes que, en general, también son realizadas por empresarios o profesionales, aunque en ocasiones pueden ser realizadas por particulares (por ejemplo, adquisición intracomunitaria de medios de transporte nuevos),

c) Las importaciones de bienes, cualquiera que sea quien las realice, ya sea empresario, profesional o particular.

VINCULACIÓN ENTRE EL IMPUESTO SOBRE EL VALOR AÑADIDO Y EL IMPUESTO SOBRE TRANSMISIONES PATRIMONIALES

Ambos impuestos gravan la transmisión de bienes o derechos. Se aplica el IVA cuando quien transmite es empresario o profesional, y se aplica el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, en su modalidad de Transmisiones Patrimoniales Onerosas, cuando quien transmite es un particular.

La diferencia principal entre ambos impuestos a nivel práctico es la posibilidad de deducción de las cuotas soportadas por el IVA por el empresario o profesional, en la correspondiente declaración-liquidación.

Por el contrario, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales supone un mayor coste para el empresario dado que no es posible deducir su importe, aun cuando se vincule a su actividad empresarial o profesional.

Por norma general se produce la incompatibilidad entre ambos impuestos de manera que, en principio, las operaciones realizadas por empresarios y profesionales en el ejercicio de su actividad empresarial o profesional no estarán sujetas al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados en su modalidad de Transmisiones Patrimoniales Onerosas, sino al IVA.

TIPOS IMPOSITIVOS EN EL IVA

El tipo impositivo es el porcentaje que se aplica sobre la base imponible para la obtención de la cuota.

La Ley de IVA establece un tipo general y dos tipos reducidos para dar un tratamiento favorable a determinadas operaciones.

a) Tipo impositivo general

El tipo general del Impuesto vigente es del 18%.

b) Tipos impositivos reducidos

Los tipos impositivos reducidos vigentes son del 8% y el 4%.

DEDUCCIÓN DE LAS CUOTAS SOPORTADAS POR EMPRESARIO O PROFESIONAL

Los sujetos pasivos del IVA podrán restar de las cuotas devengadas por las operaciones que realizan, aquellas que han soportado en sus adquisiciones de bienes y servicios o en su importación, siempre que se cumplan los requisitos materiales y formales exigidos por la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido.

Es requisito para la deducción que los bienes o servicios adquiridos se encuentren afectos a la actividad.

Caso práctico: adquisición de vehículos automóviles, deducibilidad de las cuotas soportadas en la compra, reparación y conservación, o en el combustible del vehículo:

– Existe la presunción legal de que vehículo solo está afecto en un 50% a la actividad. Cabe prueba en contrario, pudiéndose acreditar ante la Administración Tributaria que el vehículo está completamente afecto a la actividad, siendo entonces deducible el 100% de las cuotas.

OBLIGACIONES EN MATERIA DE FACTURACIÓN

La estricta aplicación del régimen establecido para el Impuesto sobre el Valor Añadido exige a su vez la correcta observancia de las normas de facturación.

A efectos prácticos, para que sea posible la deducción del IVA soportado o satisfecho, el destinatario de la operación ha de estar en posesión de la factura justificativa de la prestación del servicio o bien recibido.

Los empresarios o profesionales están obligados a expedir factura y copia de ésta por las entregas de bienes y prestaciones de servicios que realicen en el desarrollo de su actividad así como a conservar copia de la misma.

El contenido necesario de la factura a efectos de la deducción del IVA comprenderá:

– número y serie de factura

– fecha de expedición

– nombre y apellidos, razón o denominación social completa, tanto del obligado a expedir factura como del destinatario de las operaciones

– número de identificación fiscal atribuido por la Administración española

– domicilio, tanto del obligado a expedir factura como del destinatario de las operaciones
– descripción de las operaciones

– tipo impositivo aplicable

– cuota tributaria que en su caso se repercuta (en euros, o importe equivalente si se trata de moneda extranjera).

2.5. LEGISLACIÓN DE APLICACIÓN:

– Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido
– Real Decreto 1624/1992, de 29 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido